Notas de interés

Una reflexión simple e interesante

En una reunión preparatoria de un programa de mejora de clima laboral, para una empresa de tamaño medio en lo local y grande a nivel mundial, surgieron varias conversaciones muy interesantes.

Una de ellas fue sobre las personas y conductas que la compañía más valora. Dos gerentes de primer nivel, participantes de la reunión, comentaron que la compañía localmente más valora y premia las conductas y personas que generan ideas innovadoras, que continuamente están proponiendo nuevos productos o servicios, optimizar procesos y cambios en la organización . Otro gerente en la misma reunión confirmó lo comentado por sus dos colegas y agregó “pienso que tenemos que reflexionar sobre esto.

Nuestra casa matriz nos suele indicar con gran detalle que es lo que tenemos que hacer y qué grado de flexibilidad tenemos para cambiar productos/ servicios/ procesos. Siempre nos excedemos en esa flexibilidad con nuestras contrapropuestas y estamos días discutiendo internamente y con la casa matriz nuestras ideas.Creo que a los efectos prácticos pocas veces terminamos cambiando y llevando estas contrapropuestas al negocio o a la organización local.

Sumemos a esto que somos una de las filiales en el mundo donde los tiempos de puesta en marcha de nuevos productos y servicios en el mercado son los más largos.

Además de repensar nuestra forma de trabajar, ¿no deberíamos empezar a valorar más las conductas y personas que llevan adelante los cambios, los que introducen los productos/servicios en el mercado, los que mejor comunican a sus clientes los nuevos productos/servicios y que además logran venderlos y los que mejor comunican y gestionan los cambios dentro de sus equipos y la compañía? Estas no suelen ser las mismas conductas y personas que hoy más valoramos? ¿Que opinan?

Información del Autor

Gabriel Milstein

Executive Coach @ Partner Humanco

Dejar Comentario